Comer bien: un hábito para toda la vida

Inglés

Con la alimentación el ser humano busca el equilibrio nutricional, obtener todos los nutrientes necesarios: proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales para su desempeño físico e intelectual y para mantenerse saludable. Las cazuelitas de Latino’s Best®, están pensadas, no solo para evocar el sabor de casa para muchos que hoy viven fuera de sus países, y para dar a conocer estos sabores a personas de otras latitudes, sino también para aportar una fuente importante de nutrientes a quienes las consuman.

En su último libro “Inteligencia en la mesa: + Salud – Kilos”, la nutricionista dietista Magnolia Escobar de la empresa Nutrición & Figura, nos recuerda que con frecuencia olvidamos que “la buena nutrición es una de las necesidades fundamentales del ser humano, mediante la cual el organismo se nutre para crecer y mantener los órganos y los tejidos funcionando de manera adecuada”. El panorama empeora por los afanes con los que vivimos en el mundo actual y por el consumo de comidas rápidas y procesadas, normalmente sobrecargadas de grasas, carbohidratos y, por supuesto, calorías.

El asunto no es de restringir, sino de moderar y de comer con consciencia, eligiendo aquellos alimentos que nos aporten los diversos nutrientes requeridos: “Nadie puede pensar que con solo comer carne se está alimentando bien, porque ningún alimento por sí solo contiene todos los nutrientes”, anota Magnolia. Además, como bien lo ha establecido la Organización Mundial de la Salud –OMS–: “Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad”.

Cocinar en casa y desde cero resulta una alternativa ideal para garantizar que los alimentos que nos llevamos a la boca son lo que realmente son y fueron preparados de forma saludable, además es una alternativa para compartir en familia. Los fines de semana y las vacaciones son propicios para extenderse en el tiempo de las preparaciones y volver a esas recetas de antaño que ya pocas veces se elaboran, y que, como ya lo mencionamos, no solo resultan entrañables desde el corazón, sino, casi siempre, completas desde el punto de vista nutricional.

El reto es mantener el balance durante los días regulares, comer de forma adecuada aun disponiendo de poco tiempo, y la mejor manera de lograrlo es estando preparado en casa con propuestas listas y balanceadas, como las que ofrecen nuestros productos Latino’s Best®, que permitan saciar el apetito de la familia y aportar los nutrientes requeridos. Si no lo planeamos, quizás terminemos sacando una pizza del congelador o echando a freír unos nuggets procesados de los que poca información tenemos.

Así, Cazuelitas Inc. piensa en sus necesidades, comprometiéndose con la elaboración de productos alimenticios de alta calidad, facilitando su día a día, gracias al suministro de comidas pre-empacadas saludables y con sabor casero. Nuestro compromiso es entregar comidas preparadas con amor, pasión y tradiciones latinas, crear tiempo en familia y ahorrarle tiempo y dinero.

La proteína le da al cuerpo formación y mantenimiento de la fibra muscular, de ahí la importancia de su consumo, pero, en especial, de consumirlas bien, porque las únicas proteínas completas son las de origen animal –los lácteos, el huevo y las carnes en general–, por eso cuando se trata de leguminosas y vegetales, hay que tener en cuenta de manera especial los aportes nutricionales de los distintos alimentos, para complementarlas, por ejemplo cereales como el arroz o el maíz hacen el aporte adicional de nutrientes necesarios para que estos actúen como proteínas completas. “Alguien que solo se alimente de proteína, se la gasta en energía, en lugar de utilizarla para cumplir la función que esta tiene en el cuerpo: en vez de utilizarlas para la formación y reparación de tejidos, la usa para la energía. Por eso las dietas en las que se prohíbe el consumo de carbohidratos o harinas no dan resultado en el tiempo, porque la persona, en vez de formar proteína, gasta la que tiene de reserva”.

Es hora de detenernos y elegir de forma sensata, de pensar antes de llevarnos algo a la boca y, muy especialmente, de dárselo a los niños apenas en proceso de desarrollo. La obsesión con lo que comemos no contribuye a lograr el balance deseado, pero estar informado sí resulta fundamental. Como lo afirma Magnolia Escobar en su libro: “No hay una dieta perfecta, no existe el milagro para todos, pero algo que siempre se debe tener en cuenta es: si la dieta no le ayuda a modificar sus hábitos para toda la vida, no sirve para nada”.